Google+ Intolerancia a la lactosa ¿En qué consiste? | IbizaFoodie
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

IbizaFoodie | December 9, 2018

Scroll to top

Top

Intolerancia a la lactosa ¿En qué consiste?

Intolerancia a la lactosa ¿En qué consiste?

Si eres uno de los muchos adultos que no puede consumir productos lácteos debido a la intolerancia a la lactosa, podrás sin embargo consumir sin dificultades leche sin lactosa y sus derivados. Los fabricantes de productos lácteos pueden hacer versiones libres de lactosa mediante la reacción química de la lactosa de la leche, lo que elimina la fuente de problemas digestivos y nos permite disfrutar de alimentos a base de lácteos sin dificultades.

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Ser intolerante a la lactosa no significa ser alérgico. Lo que sucede es que hay una falta importante de una enzima digestiva que es necesaria para poder descomponer las moléculas de lactosa, o azúcar de la leche. Esto significa que la lactosa pasaría al tracto intestinal sin haberse digerido correctamente, donde habitan algunas bacterias de nuestro cuerpo que se encargarían ellas de digerir la lactosa. Cuando esto sucede, las bacterias producen gas como reacción química del proceso, lo que conduce al malestar debido a la hinchazón y los calambres característicos que se sienten cuando se consume la leche.

shutterstock_361982657

LECHE SIN LACTOSA

No es muy práctico (por no decir imposible) eliminar la lactosa de la leche, no sólo sería logísticamente difícil, simplemente no es necesario. En lugar de ello, los fabricantes hacen reaccionar la lactosa químicamente, descomponiéndolo en moléculas más simples y fáciles de digerir para nuestro aparato digestivo. Para llevar este proceso a cabo, se añaden pequeñas cantidades de la enzima lactasa a la leche. La lactasa divide la lactosa en sus componentes constituyentes, que son dos azúcares llamados glucosa y galactosa, siendo éstos fácilmente asimilables por nuestro organismo.

DIGESTIÓN DE LA LECHE SIN LACTOSA

Cuando consumimos leche sin lactosa, gracias a que la lactosa ya ha sido previamente “digerida” en glucosa y galactosa, la falta de la enzima lactasa deja de ser un problema para digerir la leche. De este modo el tracto intestinal es capaz de absorber los azúcares más pequeños directamente al torrente sanguíneo y evitando así los síntomas intestinales asociados con la intolerancia a lactosa.

shutterstock_62075917

Share the food!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments